Vázquez de Leca y Martínez Montañés: el Cristo de la Clemencia

Cristo de la Clemencia

La exposición antológica dedicada a Juan Martínez Montañés en el Museo de Bellas Artes de Sevilla es una oportunidad para disfrutar de cerca de obras que, en su ubicación habitual, resultan difíciles de contemplar, ya sea por encontrarse lejanas y elevadas en un retablo o en capillas cerradas, en las que solo podemos ver la obra desde la distancia. Éste el caso del llamado Cristo de la Clemencia, situada actualmente en la capilla de San Andrés de la catedral de Sevilla y un tiempo en la Sacristía de los Cálices del mismo templo, por lo que también se conoce a esta talla como “Cristo de los Cálices”.

Este espectacular crucificado recibe a su vez un tercer nombre, “Cristo de Vázquez de Leca”, en referencia a su comitente, el que fuera arcediano de Carmona y canónigo de la catedral de Sevilla Mateo Vázquez de Leca (1573-1649). A este religioso lo podemos ver en la exposición del museo retratado por el pintor Francisco Pacheco -quien por cierto se encarga de policromar, de dar color, a muchas de las tallas de Montañés, como éste mismo Crucificado- junto a una Inmaculada (fig. 1).

 

Exposición Martínez Montañés

1.Inmaculada de Vázquez de Leca. Francisco Pacheco, 1621

Pero, ¿quién era este Vázquez de Leca? Nada más y nada menos que un sobrino del secretario del mismo nombre de Felipe II, destinado desde pequeño para ejercer la carrera eclesiástica; así, con tan solo 14 años ya era canónigo de la Colegial de El Salvador y pronto lo sería de la Catedral, gozando de una buena posición social y económica. Sin embargo, tan rápido ascenso se dice que no se correspondió con la actitud piadosa que como hombre de la Iglesia se esperaba de él, sintiéndose más atraído por los placeres mundanos que por los espirituales. El jesuita Gabriel de Aranda resumía muy bien esta situación del joven Mateo:

            “como la edad era poca y la renta mucha, no fueron sus pasos tan ajustados a las obligaciones en que el estado de eclesiástico le ponían…”

2. El Caballero y la Muerte. Pedro Camprobín, siglo XVII. Hospital de la Caridad de Sevilla

Basándose en estos rumores, Vázquez de Leca es el protagonista de una singular leyenda que explica por qué decidió abandonar esta vida licenciosa de su juventud. La historia sucede durante el Corpus de 1602, cuando Vázquez de Leca tenía 29 años. Tras la procesión, en la que el canónigo había participado “con mucho lucimiento de su persona”, Vázquez de Leca vio cómo una muchacha que iba cubierta con un velo le hacía señas para que se acercase, lo cual hizo con ansia y celeridad como solía hacer por entonces. Pero cuando se encontraban los dos solos, a salvo de las miradas de curiosos, y don Mateo pensaba disfrutar de su compañía, la joven se descubrió el rostro y lo que vio el canónigo fue un cadáver viviente, el mismo rostro de la muerte. Es una ésta historia que guarda no pocas similitudes con la de otros personajes ilustres del Barroco en Sevilla como don Miguel de Mañara, el reformador del Hospital de la Caridad -no te pierdas ahí nuestra visita guiada-, donde hay una pintura que parece estar ilustrando esta misma leyenda (fig. 2).

Estos sucesos cambiaron la vida del canónigo para siempre. Tanto es así que al año siguiente, en 1603, contrata el día 5 de abril Mateo Vázquez de Leca con el gran Juan Martínez Montañés un Crucificado para el oratorio privado de su casa, el Cristo de la Clemencia (fig. 3). En dicho contrato el escultor se compromete a seguir una seria de instrucciones dadas por el canónigo, por ejemplo que el Crucificado “ha de estar vivo antes de haber expirado, con la cabeza inclinada sobre el lado derecho, mirando a cualquier persona que estuviese orando al pie de Él, como que está el mismo Cristo hablándole y como quejándose de que aquello que padece es por él”. Es decir, que don Mateo podría arrodillarse bajo el Crucificado en el lado al que está mirando para que le recordara el camino a seguir ¡y no volviera a descarriarse!

La exposición “Montañés, Maestro de Maestros” estará en el Museo de Bellas Artes hasta el 15 de marzo y puedes visitarla con guía en grupos reducidos con GuiArte Sevilla, donde podrás conocer más de ésta y otras historias sobre Montañés y su mundo artístico. ¡Consulta fechas!

Cristo de la Clemencia

3. Cristo de la Clemencia. Juan Martínez Montañés, 1603

BIBLIOGRAFÍA:

 

– Hernández Díaz, José: Juan Martínez Montañés, 1987.

– Luque Teruel, Andrés: La importancia (creativa) de Juan Martínez, 2017.

– Mena, José María de: La Sevilla que se nos fue, 1982.

– Ros, Carlos: Leyendas de Sevilla, 2005

– Valdivieso, Enrique: Vanidades y desengaños en la pintura española del siglo de oro, 2002.

Posted on: febrero 29, 2020, by :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat