Échale carbón

Rutas culturales Sevilla

Para los que llevamos ya un tiempo en Sevilla, cuando nos hablan de La Carbonería, pensamos automáticamente en esta pero sabemos que no se trata de una carbonería como tal, aunque en otros tiempos cumpliera esa función. De hecho en todo el centro histórico de la ciudad sólo existe una carbonería, La Carbonería Parras, de la que hablaremos más adelante.

Para hablar de carbonerías aunque suene a perogrullada debemos distinguir de que tipo de carbón estamos hablando, y es que principalmente hay dos tipos de carbón (alguno más) y son el Carbón Mineral y el Vegetal. El primero es una roca sedimentaria de color negro, utilizada como combustible fósil. La mayor parte de este carbón se formó durante el período Carbonífero (hace 359 a 299 millones de años)

Aunque el primero en ser usado por el ser humano es el de origen vegetal, y su uso data probablemente desde el mismo momento en que se comienza a utilizar el fuego ya que los trozos de madera carbonizada que quedarían en algunas hogueras pueden considerarse un carbón vegetal rudimentario. Además también se usaría como pigmento negro en las pinturas rupestres. Posteriormente, en La Edad del Hierro (s.XII a.C.) se usó para la forja de metales, en el Antiguo Egipto se usaba como absorbente médico y en el año 400 a. C. Hipócrates recomendaba filtrar con carbón el agua para beber, además ha sido usado para la fabricación de pólvora desde el siglo XIII.

Pero el principal uso que todos conocemos ha sido el doméstico, y este viene marcado por dos funciones diferentes, principalmente ha sido usado para calentarnos con los braseros y para cocinar.

Guiarte sevilla
Carbón Mineral de antracita
free tour sevilla
Carbón Vegetal de Encina

 

 

 

 

No hace mucho tiempo, existía en casi cada calle de Sevilla una carbonería, vendiendo los dos tipos de carbón de los que hemos hablado aunque principalmente el vegetal. La llegada de las grandes eléctricas ha hecho que casi desaparezcan todos estos negocios que nos suenan a antiguo, a otra época, pero como os digo en los años 80 del pasado siglo todavía había varias carbonerías en Sevilla.

En la parte norte del centro histórico, muy cerquita de la Alameda se encuentra la Calle Peris Mencheta, esta calle no se ha llamdo siempre así, y uno de los tramos, exactamente en la encrucijada que forman La Calle Molino y Guadiana se llamó  primero Garfio durante un tiempo y después Peso del Carbón. Ambos nombres nos hablan de una misma historia, y es que es en esta intersección dónde estaría colocada la Cruz de Garfio, cruz que en su base tenía un garfio donde los vendedores de carbón pesaban sus productos, dejando a cambio una pequeña cantidad para el culto a la Santa Cruz. En algunos lugares podéis leer que también se llamó Calle del Carbón, aunque esto no parece que sea muy exacto.

Lo que si es cierto es que esta era una zona de concentración de carboneros vendiendo de forma ambulante, especialmente desde finales del siglo XV hasta principios del siglo XIX, cuando la calle obtiene su denominación actual de Peris Mencheta.

Rutas culturales Sevilla
Tramo de Calle que anteriormente fue de Garfio o Peso del Carbón

Hoy día podéis ver esta cruz en la fachada de la parroquia Omnium Sanctorum, en la Calle Feria.

Visitas guiadas

La Carbonería Parras

Pero, ¿han desaparecido todas las carbonerías?. La respuesta es no. Y no estamos hablando de esa que nombré al principio situada en la Calle Levíes, en plena judería sevillana, ya que actualmente no es una carbonería como tal. Estamos hablando de La Carbonería Parras, situada en la calle que le da nombre, muy cerca de la confluencia con la calle Relator. Carbonería que sigue ejerciendo como tal, regentada por Luis Aguilar Astola, negocio de herencia familiar y que últimamente ha salido en los medios por el intento de clausura por parte del Ayuntamiento, curiosamente en estos momentos la otra carbonería, la que no es una carbonería también está sufriendo un intento de desahucio (más información aquí)

No seremos nosotros los que os contemos la historia de esta Carbonería, un ejemplo de querer salvaguardar una tradición familiar y posiblemente se trate de un negocio digno de protección etnológica. No te la contamos nosotros porque ya nos lo cuenta el propio Luis en su web dedicada a su negocio, aquí tenéis la historia, la descripción de los productos que vende, fotos de la gente que a diario pasa por aquí formando tertulias espontáneas como las que un servidor ha tenido el placer de participar, además podéis ver en que situación se encuentra actualmente el intento de clausura del negocio.

                                                                    ▶ www.carboneríaparras.com

Si me gustaría contarles algo que aprendí en la última tertulia en la que participé en la carbonería, y es que conocí que además el edificio, construido en los años 50 por sus abuelos, posee un alto valor histórico, y es que el arquitecto es Francisco Pérez Bergali, discípulo directo del mismísimo Aníbal González, el insigne arquitecto sevillano del Modernismo y que tantas obras hermosas nos dejó en esta ciudad. Me contaba un familiar del propio Luis que en sus cimientos el edificio tiene ruedas de molinos reutilizadas para mejorar la cimentación, algo muy común y que podemos ver en muchos edificios de la judería.

Últimamente ha aparecido en los medios debido al proceso de intento de clausura que está padeciendo, os dejamos también un enlace con una entrevista al propio Luis en Radio Sevilla de la Cadena Ser

  Y aquí el reportaje entero

Nos despedimos con el lema de Luis, «El Calor de Siempre todavía Existe»

Bibliografía usada:

-«Diccionario Histórico de las calles de Sevilla» 1993

-Y algo de wikipedia para la historía del Carbón, por que negarlo, no somos pedantes que creemos saberlo todo, de hecho nos falta tanto por aprender…

 

 

Posted on: junio 15, 2016, by :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *